Alimentos incompatibles
Escrito por olguita   

La correcta combinación de los alimentos tiene una importancia decisiva para la buena digestión y para el metabolismo del organismo. Si estos procesos no son llevados a cabo o si son interferidos, entonces el cuerpo no puede extraer ni asimilar bien los nutrientes... ni siquiera los de las comidas más saludables.

Nuestro sistema digestivo es muy complejo y altamente eficaz para digerir una amplia variedad de nutrientes. Como quiera que somos una especie omnívora, nuestro sistema tiene medios de digerir alimentos muy distintos es su estructura y composición.

Pero cada alimento distinto requiere un proceso, tiempo y secreciones adecuadas para poder ser reducido y asimilado.

Por ejemplo, la saliva es muy importante para la correcta digestión de los glúcidos, para los cuales las secreciones gástricas no resultan fundamentales. Sin embargo, a las proteínas y grasas no les resulta necesaria la acción enzimática de la saliva. Las proteínas precisan la acción de las secreciones del estómago y, para las grasas la secreción fundamental es la de la vesícula biliar. El sistema digestivo tratará de adaptarse, en la medida de lo posible, a las condiciones que requieran los alimentos que recibe.

Asi, las grasa inhiben la secreción gástrica (que no necesitan). Si se ingieren junto a alimentos fundamentalmente proteicos, la digestión de éstos será mucho más lenta y difícil. Tal situación la habremos experimentado en muchas ocasiones.

Los glúcidos son preparados por la saliva. Si se ingieren solos se detienen muy poco tiempo en el estómago porque la digestión más importante para ellos es la que resulta de la acción de enzimas pancreáticas. Incluso, cuando comemos glúcidos la cantidad de jugo gástrico secretado es mucho menor y su reacción menos ácida que de costumbre.

En resumen, si tomamos alimentos ricos en glúcidos junto con otros ricos en proteínas en la misma comida, los primeros son obligados a esta más tiempo en el estómago. Por consiguiente, lo más probable es que fermente y no puedan ser bien digeridos.

Otro ejemplo importante lo tenemos en las frutas. Estas necesitan pasar por el estómago rápidamente. Cuando acompañan a otras comidas pasan demasiado tiempo allí, fermentan, no se digieren bien y crearán, a la larga, un mal estado intestinal en el cual la manifestación más común será la presencia de gases.

La dieta disociada

NIVEL 1

Éste debería ser respetado por todas las personas, con el fin de mantener una buena salud digestiva y general.

No se debe mezclar en la misma comida:

- Proteínas con Glúcidos (por ejemplo, proteínas con pan)

- Proteínas con Grasas (evitar los fritos)

- Fruta con verdura (las frutas siempre deben comerse solas)

NIVEL 2

Este nivel está destinado a personas con desarreglos digestivos, gástricos o intestinales, de cualquier tipo. Se incluyen las del nivel 1 y además:

- No mezclar frutas ácidas, semiácidas y dulces

- Frutos oleaginosos con Glúcidos, Proteínas o Frutas dulces

En este nivel el tomate debe ser considerado fruta ácida y no incluirlo en la ensalada. Se puede tomar sólo.

También es importante que la leche, si se tolera, se tome sola

NIVEL 3

Es una dieta disociada muy estricta. Se puede aplicar en caso de problemas digestivos graves y como régimen alimenticio en la obesidad. Una vez se hayan cumplido los objetivos propuestos se pasará al nivel 2.

Además de las restricciones de niveles anteriores:

- No se mezclan Proteínas entre sí

- Ni Glúcidos entre sí

- Ni Glúcidos con Grasas

En este régimen se puede comer de todo pero sin mezclarlo.

PROTEÍNAS

Carne, pescado, huevos, soja.

 

  

  

GLÚCIDOS

Cereales y derivados (harinas, pastas...), legumbres, azúcares, dulces, melaza, miel, frutas dulces (dátiles, higos secos, uvas pasas, uvas moscatel, caquis, plátanos...), patatas, boniatos, castañas.

VERDURAS

Todas las hojas verdes, col lombarda, cebolla, ajo, apio, pimientos, pepinos, rábanos, maíz tierno, judías verdes, espárragos, puerros, nabos, semillas germinadas.

FRUTAS ÁCIDAS

Naranja, limón, pomelo, piña, mandarina, fresa, ciruela ácida, granada, membrillo, manzanas ácidas, cerezas... el tomate.

FRUTAS SEMIÁCIDAS

Higos frescos, peras, manzanas dulces, chirimoyas, papayas, cerezas dulces, melocotones, albaricoques...

 

 

  

  

GRASAS

Todos los aceites, embutidos en general, mantequilla, margarina, nata, manteca, carnes grasas, aguacate.

 

 

Tienda de té en Elda - Tienda de té en Petrer

 

Espacio Anahata - Yoga Elda Petrer

 

Espacio Anahata - Pilates Elda Petrer

 

Tienda de segunda mano en Elda